Se trata de una cita de Malone Muere, de Samuel Beckett. Como advertencia hubiera sido también apropiada esta otra de El innombrable:

Crees que simplemente estás descansando, para actuar mejor cuando llegue el momento, o sin ningún motivo, y pronto te das cuenta de que estás imposibilitado para hacer nada nunca más. Sin saber cómo sucedió.